¿Cómo Inició la Escuela Dominical?

EscuelaDominicalLogo
Agustín Barajas O
La Biblia dice que la iglesia es una institución divina, planeada desde antes de la fundación del mundo. Hoy, escuchamos a muchos decir que esto es cierto. Creen que la iglesia es el resultado del trabajo de Dios, pero muchas veces ignoran su organización, su estructura, su orden. Olvidan que es Dios quien hizo los arreglos y diseñó los métodos que se habían de utilizar.
Tal es el caso de lo que hoy se conoce como “escuela dominical” en la mayoría de los grupos religiosos, y “clases bíblicas en otros”. Muy pocos reconocen que éste, es un método que no tiene su origen en las Sagradas Escrituras. Incluso muchos hermanos en las iglesias de Cristo tienen la idea que es un método bíblico o establecido por Jesucristo. Pero: ¿Son “las clases bíblicas” parte del culto de adoración? ¿Es la Escuela Dominical de origen Bíblico?
Al decir clases bíblicas o escuela dominical, me refiero al hecho de cómo la asamblea de la iglesia es dividida para la enseñanza (niños, jóvenes, adultos, recién convertido etc.) algo que no encontramos en ninguna parte de las sagradas escrituras. Entonces, ¿como inició la escuela dominical?
 
La Escuela Dominical y sus Principios
La opinión de algunos, es que La escuela dominical tuvo su origen cuando Hannah Ball, una nativa de High Wicombe, en Buckinghamshire, Inglaterra, fundó una escuela en el año de 1769. Aunque la mayoría la ha ligado a Robert Raikes en 1780, y al que mas adelante se le unió otro hombre llamado Thomas Stock en este esfuerzo. El movimiento se inició con una escuela para niños, al cual mas adelante las niñas también se añadieron.
La biografía de Robert Raikes dice, que “Todo empezó en el año 1780, en la ciudad de Gloucester, Inglaterra. Un periodista llamado Robert Raikes, bautizado en la iglesia anglicana, no aceptaba la idea de que los niños pobres de la ciudad no disfrutaran de una enseñanza básica, que contribuyera a una buena formación educacional. Los días domingos se ponía a observar desde su ventana a los niños pobres, andrajosos, sucios que infestaban las calles y provocaban desórdenes, causando disturbios en la vida urbana, transformando las calles en escuelas de vicio y maldad. Los padres de los niños, por descuido y por extrema miseria, no se incomodaban con esta situación, pero Robert Raikes, que ocupaba muchos de estos niños durante la semana en la venta de su periódico, se preocupaba por el destino y suerte de aquellos pequeños que más tarde se transformarían en ladrones, homicidas, falsificadores y que el gobierno inglés deportaba para las Indias, Oceanía, alejándolos así del medio social. En los puertos marítimos, Raikes observaba viejos y jóvenes que serían deportados, otros hasta ejecutados, y su corazón se angustiaba por recordar que nada había hecho para evitar aquello. Cierto día, convidó a los niños que le vendían periódicos y les presentó las grandes ventajas de estudiar algo útil. Habló con ellos de la necesidad de la moral y después les enseñó a leer y hacer algo de importancia para sus vidas en aquellos días. De esta manera, ya tuvo una buena cantidad para el primer domingo y solicitó a los niños que llevasen a otros niños la próxima clase. El segundo domingo tenía el doble de asistencia, y así sucedió el tercer domingo en adelante. Luego después tuvo él que organizar varias clases con el auxilio de otros profesores. Raikes recibió críticas y pasó a ser llamado: “maestro de andrajosos”, “padre de los harapientos”, “profesor de mendigos”, “bienhechor de los pobres”.
En 1787, siete años después, la escuela de Raikes era recomendada por los obispos de la iglesia oficial del Estado, pues su escuela alcanzaba ya los 20.000 alumnos. El entusiasmo por la organización fue esparcido por todas las clases sociales, pues los resultados eran patentes y reales. La propia Reina de Inglaterra fue informada de los cambios sociales que ocurrían en su reino, y Raikes fue llamado oficialmente al Palacio Real para exponer su proyecto, el cual de esta fecha en adelante pasó a recibir muchas contribuciones por parte de los ricos, lo que hizo que otras escuelas fueran creadas, produciendo frutos abundantes en la vida de los niños, cambiando así toda una sociedad. Por esto, Robert Raikes actualmente es conocido como el fundador de la Escuela Dominical, sin embargo él la había creado con métodos sencillos y modestos, muy distintos de la escuela dominical de hoy que ha pasado por varias transformaciones, siempre en busca de mejoramientos. (Información tomada de Biografías protestantes).
Hermano y amigo, el origen de “la escuela dominical – clases bíblicas” no está en la doctrina de Cristo, no lo encontramos en las enseñanzas de los apóstoles y tampoco en la vida práctica de la iglesia. Esta práctica tiene su origen en la mente del hombre carnal según este relato, algo que a su vez esta prohibido por Dios “Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros” (1 Cor. 4.6)
¿Cuál es el Método Bíblico?
En el Antiguo Testamento, La asamblea de los judíos por ejemplo, incluía hombres mujeres y niños, lea: “Harás congregar al pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades, para que oigan y aprendan, y teman a Jehová vuestro Dios, y cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley; y los hijos de ellos que no supieron, oigan, y aprendan a temer a Jehová vuestro Dios todos los días que viviereis sobre la tierra adonde vais, pasando el Jordán, para tomar posesión de ella” (Dt. 31.12-13). “No hubo palabra alguna de todo cuanto mandó Moisés, que Josué no hiciese leer delante
de toda la congregación de Israel, y de las mujeres, de los niños, y de los extranjeros que moraban entre ellos” (Josué 8.35)
Actualmente, La razón principal del por qué de separar o dividir la asamblea es “porque los niños no pueden aprender a la misma velocidad de un adulto, igual un oyente o un recién convertido”. La pregunta es, ¿podían los niños aprender la ley del antiguo testamento? ¿Si no, entonces por que Dios ordenó hacerlo así?
Un estudio de la predicación en el Nuevo Testamento, nos dice que se hizo de manera pública (para toda la congregación, hombres, mujeres y niños), y privada (para individuos). “Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo” “y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas” (Hechos 5.42, 20.20).
¿Al visitar una congregación del primer siglo, que encontraríamos? ¿Los adultos en un lugar y los niños en otro compartimento aparte? No. La verdad no es así, el apóstol Pablo, en su primera carta a los corintios refiere que la reunión de la iglesia para la adoración ocurría en un mismo lugar, lea; 1 Cor. 11.17-18; “Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor. Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo” 1 Cor. 14.23, 26 “Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar, y todos hablan en lenguas, y entran indoctos o incrédulos, ¿no dirán que estáis locos?” “¿Qué hay, pues, hermanos? “Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación”
El contexto de este capitulo nos muestra que el propósito de la asamblea de la iglesia es para adorar a Dios y recibir la edificación; “Porque podéis profetizar todos uno por uno, para que todos
aprendan, y todos sean exhortados” (14.31). Estimado lector, como puedes ver, la iglesia siempre se reunió toda en un mismo lugar.
Considere otros textos donde se señala que la reunión de la iglesia ocurría en un mismo lugar. Hechos 14.27; “Y habiendo llegado, y reunido a la iglesia, refirieron cuán grandes cosas había hecho Dios con ellos, y cómo había abierto la puerta de la fe a los gentiles” Hechos 20.7-8; “El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche. Y había muchas lámparas en el aposento alto donde estaban reunidos”
La Escuela Dominical en las Iglesias de Cristo
El movimiento “escuela dominical” se extendió rápidamente a otros países el cual aparece en los Estados Unidos, En Virginia en el año de 1786, de allí a las ciudades principales como Filadelfia en 1790, Boston y Nueva York en 1791, trasladándose luego a Canadá en 1830 (Global Anabaptist Mennonite Enciclopedia)
La escuela dominical es una institución creada por hombres con el propósito de ayudar en la enseñanza de la Palabra de Dios. Pero también hay que decir que fue creada sin la aprobación de las Escrituras aunque muchos tratan de justificar su uso en la actualidad.
¿Cuándo se utilizaron por primera vez en las iglesias de Cristo? No tenemos información de alguna congregación en especial, la opinión de algunos hermanos es que en ese tiempo había mucha confusión al respecto. Véalo en la siguiente información;
“La E. Lubbock (Broadway iglesia de Cristo) construyo su local para congregarse con otras iglesias de Cristo en el oeste de Texas… la primera que tenia copas individuales en la comunión en las llanuras
de Texas; y también comenzaba las primeras clases bíblicas por la mañana del domingo en el año de 1908. Para hacer estos cambios teníamos que proceder con mucho cuidado, porque muchos hermanos no hicieron distinción entre costumbre y fe. Ellos pensaban que la manera como todo se había practicado hasta ese momento estaba detallado por la Escritura, lo cual habíamos predicado todo el tiempo, “a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”, y que por eso, todos los detalles son dados en la Escritura…
Después de la división sobre el órgano y las sociedades misioneras en la última parte de los años de 1880 y la primera parte de 1890, las iglesias en Texas rechazaron la escuela dominical la que fue manejada separada de la iglesia. Tal escuela dominical elegía superintendentes casi cada tres meses con otros oficiales, y normalmente era en esta manera en la que el órgano era votado para su uso, y de allí metido en la iglesia…
Finalmente, la mayoría de las congregaciones entregaban sus locales donde se congregaban a los desviados. En verdad, los desviados llegaron a ser la mayoría y los hermanos fieles se fueron. Por lo tanto, estábamos en contra de la vieja escuela dominical y la manera en que fue manejada. Sin embargo, entendíamos que si no hacíamos nada perderíamos a nuestros hijos y las otras iglesias se los llevarían también. Por eso comenzamos a arreglar las clases bíblicas bajo la supervisión de los ancianos como una obra de la iglesia…
Teníamos alguna oposición, pero les decíamos a ellos que no estábamos forzando nada sobre ellos. Manejábamos las cosas de tal manera que evitamos cualquier división, la cual muchas iglesias tenían. De esta forma pudimos mantener la paz en la iglesia en Lubbock mientras otras tenían más o menos lucha y polémica y aun divisiones.” (Lubbock Avalanche-Journal, 1 de octubre de 1970, Liff Sanders. Espera a la Palabra por Jerry Dickinson. Información tomada de, El Pregonero Latino, abril de 1998).
Como puedes ver y confirmarlo en la historia, la escuela dominical fue Inventada por hombres y traída de Europa para América por las denominaciones. El tiempo pasó, y Algunas iglesias de Cristo las adoptaron aun sabiendo que eso significaba ir mas allá de lo que esta escrito. Solo que para variar un poco y no parecer denominacionales, le cambiaron el nombre y le llamaron “clases bíblicas”. Pero, ¿por cambiarle el nombre, le convierte en algo bíblico? Por ejemplo; si a la cola de un caballo, le llamamos pata, ¿por eso podremos decir que el caballo tiene cinco patas? Sabemos que no. De la misma forma, si a la escuela dominical le llamamos “clases bíblicas”, seguirá siendo una práctica que no se puede justificar con la Biblia.
Una parte del problema hoy, es que la mayoría desconoce esta realidad acerca del origen de las “clases bíblicas”. La mayoría esta acostumbrada a su uso, participan sin cuestionar ¿Cómo es que nacieron dichas clases bíblicas? Y aun peor, lo hacen sin constatar en las Escrituras “para ver si estas cosas son así” o sea, conforme a la Palabra de Dios, como lo hacían los hermanos de Berea (Hechos 17.11).
La Escuela Dominical; ¿Una Práctica Bíblica?
La escuela dominical, erróneamente llamada “la escuela bíblica dominical”, “clases bíblicas”, “clase de catecismo (doctrina)” etc., en realidad no tiene nada de bíblico.
Considere las siguientes razones;
Primero: es un método para la enseñanza que ostenta el nombre “bíblico”, lo cual es imposible, pues simplemente, es un procedimiento que no se encuentra en ninguna parte de las Sagradas Escrituras.
Segundo: Su función añadió un nuevo oficio a la iglesia, el de la maestra. Algo que tampoco encontramos en la Biblia. Uno de los problemas básicos acerca de la llamada “escuela dominical” es, que se vino a socavar la intención de Dios para las familias, viniendo a ocupar el lugar de los padres.
Por ejemplo, en el caso de la ley del antiguo testamento para la nación judía, la intención de Dios fue que los padres tuvieran la responsabilidad de enseñar a sus hijos; “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas” (Dt. 6:6-9).
Por otra parte, esto mismo es ordenado en la ley del nuevo testamento; “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (Efe 6:4), “que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios? (1 Tim 3:4-5).
Originalmente, el propósito de “las clases bíblicas” fue para ayudar. Pero con el paso del tiempo, sin darse cuenta, la responsabilidad que Dios había dado a los padres se fue relegando a las “maestras”.
Tercero: no es una práctica bíblica porque el método no forma parte de la ley para la iglesia. Durante el servicio de adoración la asamblea de la iglesia nunca fue dividida. Siempre permaneció como un cuerpo y una mente para ser edificados (1 Co 14:16-17). Pero en este procedimiento, no existe “una sola mente”. Por ejemplo: Recuerdo una ocasión en que estuve de visita durante una reunión, el hermano que servía la cena del señor, la llevo a los miembros presentes, luego salió al patio donde se encontraban los niños y “la maestra” encargada de cuidarlos, para que participara de este acto. La pregunta es; ¿Dónde, en las escrituras podemos leer algo semejante?
Cuarto: el origen de dicha “escuela dominical” es otra forma de demostrar que no es una Práctica bíblica sino más bien que procede de la mente y las “buenas intenciones” del hombre, en su afán de “mejorar” el sistema de enseñanza ordenado por Dios en su palabra. Un monumento en honor de Robert Raikes en la entrada del Gloucester Park (vea las fotos mas abajo), en la ciudad del mismo nombre por su escuela dominical, es la mejor prueba para decir que es él, quien dio origen a este plan de estudios y no Dios. Un movimiento que desde el comienzo ha sido el resultado de la influencia de la educación secular en todos los sentidos (teoría, técnicas, filosofía y metodología) como bien lo señala Hayward Armstrong en su escrito “Bases Para La Educación Cristiana”
Información Adicional:
Robert Raikes. Nació el 14 de septiembre de 1736, hijo de Mary Drew y Robert Raikes. Fue bautizado según el rito de la iglesia anglicana. En diciembre de 1767 contrajo matrimonio con Anne Trigge con quien tuvo diez hijos. Siete mujeres y r varones. Robert Raikes falleció el 5 de abril de 1811.
(Diario Gloucester)
Robert Raikes, fue aprendiz en una impresora fundada por su padre el “Diario Gloucester”. Al morir su padre en 1757 el se hizo cargo de dicho Diario, el cual utilizó y sirvió en la publicidad de su movimiento denominado “Escuela Dominical” (incluyendo además las reformas acerca de la penitenciaría y la atención hospitalaria).
(Aquí fotocopia del Diario publicado por D. Walker sucesor de R. Raikes con fecha de septiembre 9 de 1805.
Imagen arriba)
La estatua de R. Raikes en Gloucester Park.
Fotografía del monumento en honor de este personaje por su “escuela dominical” es la mejor forma para demostrar el origen de dicho movimiento.
Reflexionemos;
“La escuela dominical”
¿Grandes cambios, Grandes desviaciones? Si.
La inscripción dice:
“Robert Raikes fundador del movimiento de la escuela dominical.
Nació en Gloucester en 1735 y murió en 1811.
En 1930 se celebró el tercer jubileo del movimiento (150 años de escuela dominical)
Esta estatua fue erigida con las contribuciones de los maestros y estudiantes de las escuelas dominicales de la tierra, reunidas bajo los auspicios del Consejo Unido de Organizaciones de Escuelas Dominicales y de la Unión Nacional de Escuelas Dominicales.
Es presentada a su ciudad natal, y develada el Jueves 2 de Octubre de 1930.” ———————————————————————————————-
En conclusión: sabemos que movimientos como la reforma o la restauración de la iglesia han sido importantes, así como el llamado de muchos, hoy, devolver al camino de las Sagradas Escrituras. Podemos darnos cuenta que la escuela dominical es de origen humano pues nace de la mente de un hombre. Peor aun es, que dicho movimiento ha llegado a tener tanta popularidad que la mayoría de la gente de nuestro tiempo lo ha aceptado a ciegas y en lugar de reconocer que el método bíblico ha sido cambiado, todavía lo defienden. Henry Halley en su compendio manual de la Biblia dice que “la escuela dominical… ha llegado a convertirse en un sustituto de la iglesia” ¿no le parece algo lamentable?
Amigo lector, esta es la triste realidad, el hombre hizo “arreglos” a la adoración, Hizo “cambios” a las reglas establecidas por el Señor, algo que Él advirtió no debían hacer. Tal vez esto para ti no importa ahora, pero recuerda las palabras de Jesucristo; “Pero respondiendo él, dijo: Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada” (Mt.15.13).
Considero importante decir que si hemos de recuperar el propósito de Dios para las familias, y para su Iglesia, debemos empezar por asumir nuestras responsabilidades como padres y como líderes en el servicio de la enseñanza tal como el Señor lo ha ordenado. “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad” (Jn. 17:17). (Imágenes tomadas de la red).
La Iglesia de Cristo
Escobedo Nuevo León México
idc_escobedo@yahoo.com

Extraido de : http://iglesiadecristodf.es.tl/%BFC%F3mo-Inici%F3-la-Escuela-Dominical-f-.htm

Examina este video :

 

© Por Carlos Alberto Paz. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s